jueves, 28 de abril de 2016

El papel de la mujer del siglo XXI

Dicen que la situación de la mujer en la actualidad ha mejorado pero ¿Es esto real?

La idea de la mujer sometida al hombre surge en el siglo XVIII junto con la denominada ilustración. Hay que reconocer que siglos atrás del citado, el papel de la mujer era diferente al del hombre pero igualmente importante.

La idea de la ama de casa con el trapo en la mano, el pecho caído y las ojeras por los hombros debido al cansancio parece del siglo pasado, pero la realidad es que la situación de la mujer hoy día es peor que nunca. Además de ama de casa y madre es trabajadora lo cual hace mella en su desgastado físico que el hombre aprovecha pare echarle en cara e incluso buscar un cuerpo más firme en otra mujer fuera de su hogar.

El hombre en el sofá y la mujer en la cocina, es la imagen típica de una casa ya sea de una pareja de ochenta años o de veinticinco.


No te quejes si llega tarde en casa, si no te llama o si se pasa el día sentado frente al televisor o el ordenador. Jamás le hables de tus problemas porque él ya tiene bastante, ten siempre la cena lista antes de que llegue, descansa cinco minutos antes de su llegada para que te encuentre fresca y reluciente...

Estas eran algunas de las frases de la denominada "Guía de la buena esposa" de 1953. Muchas son las personas que ante este tipo de frases se sienten indignadas pero ¿acaso no es la realidad? por desgracia en nuestros días esto, por mucho que digan sigue siento la realidad de millones de hogares a lo que hay que sumar la incorporación de la mujer al mercado laboral. La mujer ha pasado a ser una verdadera esclava al servicio del marido y de sus hijos en el hogar y de su jefe en el trabajo.
Para más inri debe soportar conductas machistas en su puesto laboral, acoso implícito y explícito, cobrar menos que un hombre que realiza su mismo trabajo, ser excluida como candidata a puestos por pertenecer al género femenino, por poder quedarse embarazada o por tener o querer tener hijos.


No quiero ir de feminista por que no me considero nada "ista", siempre he luchado y lucharé por la igualdad real ya sea de hombres y mujeres o de especies distintas a la nuestra. Pero a mi no me educaron para lo que se supone que tengo que ser. No me enseñaron a planchar camisas de hombre, ni tampoco me adiestraron para ser costurera ni cocinera. No me educaron para ser esclava de un hombre, me mostraron que debía ser guerrera que las princesas se acaban marchitando aunque de modo contradictorio la publicidad, los dibujos animados, las películas... me hacían ver que el príncipe ideal existía, que la mujer debía ser bella por fuera, que la inteligencia no importaba, sólo tener el pecho y las nalgas firmes, los labios pintados, llevar unos taconazos que me produjeran problemas de espalda y una mini falda con la que aunque no iba cómoda era el centro de las miradas.

Pertenezco a una generación de mujeres que no entiende muy bien su puesto en la sociedad; he ido a la universidad, tengo una formación buena, hablo tres idiomas y aún así lo que se espera de mi es que mi casa esté impoluta. Cuando alguien viene a casa, si hay algo desordenado la vergüenza es mía y no de mi pareja porque no es su tare ¿o sí?

Estamos siendo muy hipócritas, educamos a los niños y a las niñas como si fuesen iguales (algo llamado coeducación) pero es mentira, cuando crecemos vemos que hemos sido instruidos en una auténtica farsa que choca de bruces contra una realidad negra en la que es la mujer la que se desloma.

No somos princesas ni guerreras, somos humanas y nos gustaría que nos tratasen con el debido respeto. 

Una autoimagen y autoconcepto desajustado; siempre pensamos que seríamos princesas, que teníamos todos los derechos y nos encontramos vestidas de faena con el pelo recogido con un moño, el rostro completamente demacrado, sin ganas de arreglarnos y desmotivadas. 
¿Princesas para quién? hoy os quiero recordar que las princesas no necesitan irremediablemente un príncipe, que si nos pintamos es por que nos apetece y que si nos ponemos tacones es porque nos vemos más bonitas frente al espejo y no por ellos sino por nosotras, y si nos vemos igual o más guapas con calzado deportivo nadie tiene derecho a decirnos que eso es poco femenino.

Si necesitamos gritar lo hacemos, si llega un sábado y deseamos estar tumbadas en el sofá nos lo merecemos y si él va con la camisa arrugada es su problema, no el nuestro.

El sexo nos gusta a nosotras tanto o más que a ellos y podemos decidir cuándo queremos y cuándo no. No somos prostitutas contratadas y no estamos a su plena disposición. No sucumbiremos a sus chantajes, no es no.

 

Hombres, mujeres, niñas, niños somos humanos, tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones. Ninguno está por encima ni por debajo del otro. 



Soraya R. Oronoz

5 comentarios:

  1. Me ha encantado el post!
    Pensamos que estamos educando enigualdad, pero nos falta un mundo.
    Hoy en día seguimos vistiendo a las niñas de "princesitas" y castigamos a las que se quieren salir de la línea marcada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Pensamos que estamos educando en la igualdad y no hacemos más que fomentar el papel de sumisión de la mujer. Me alegra que te haya gustado el post. Ojalá podamos ir cambiando poco a poco la realidad.

      Eliminar
  2. Aunque la guía que citas sea falsa (puedes encontrar el original de México, de 2010, en este enlace: https://goo.gl/UE23Zt) estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión, Soraya. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto. Muy interesante el enlace que me has facilitado. Es impresionante que se haya y se trate a la mujer como un ser inferior al hombre. Menos mal que somos muchos los que no estamos de acuerdo con esta forma de pensar y luchamos día a día por el trato justo de cada individuo, independientemente de su género, edad e incluso especie.

      Gracias por tu aportación.

      Un saludo;

      Soraya R. Oronoz

      Eliminar
  3. Que libro machista! Muy bueno el post! Pero me indigno esto..no me considero machista, de echo siempre trato de aliviarle las tareas a mi mujer, ella trabaja a la par como yo y las tareas del hogar es por igual...todo es por igual...lastima el mundo machos de mierda en el que vivimos

    ResponderEliminar