miércoles, 6 de enero de 2016

Una cabalgata supuestamente sin animales

Ayer día 5 de enero, tras enterarme de que este año en la cabalgata de Madrid no iban a utilizar animales me dispuse a acudir a dicho evento muy ilusionada.

Empieza la cabalgata, todo bien hasta que aparece un grupo de guardias reales montados a caballo. Las lágrimas inundan mis ojos; decenas de caballos de mirada triste con muestras de nerviosismo, sed y cabizbajos. La grandeza de estos équidos queda aplastada, son esclavos al servicio de los humanos.

Qué decir, han sido muchas las críticas a esta cabalgata 2016 de corte más laico que religioso, pero sin lugar a dudas mi mayor crítica es que me siento engañada: mucha propaganda de una cabalgata sin animales y me encuentro viendo en primera persona a esas pobres criaturas inocentes asustadas ante tanto ruido y tumulto de personas y me cuestiono ¿De verdad se piensan que esos caballos están preparados para eso? Los caballos son unas criaturas muy sensibles y bajo ningún concepto veo justificada su utilización en un evento de ocio.



No pude sacar fotografías muy buenas pero en esta se ve como el caballo está con la mano izquierda arrastrándola y golpeando el suelo, cosa que cualquiera que entienda un mínimo de comportamiento animal reconoce como un claro signo de estrés. Todos los caballos que desfilaron mostraban esta actitud mientras los niños y sus familias aplaudían y se oían comentarios como "mira el caballito, está saludando".

Queremos una cabalgata de reyes sin esclavos, una cabalgata sin crueldad hacia ningún animal




 ¿No podemos divertirnos sin utilizar animales?

Alabo la iniciativa de Manuela Carmena de retirar de la cabalgata todos los demás animales que años atrás desfilaban en esta cabalgata; ocas, dromedarios e incluso tigres enjaulados he llegado a ver en algunas ocasiones. No obstante, quiero denunciar la falta de empatía hacia los caballos que también son animales y muy sensibles.

Poco a poco vamos avanzando en materia de bienestar animal pero nos queda mucho camino por recorrer. 

 


Soraya R. Oronoz

4 comentarios:

  1. Hola, Soraya:

    Hoy he descubierto tu blog y he estado leyendo varias entradas tuyas. Escribes muy bien y, por tu forma de expresarte ("demás animales", "especismo", etc.) observo que aparte de los conocimientos veterinarios también has abarcado aspectos éticos.

    Por mi parte, soy biólogo y activista por los Derechos Animales. Quisiera transmitirte unas reflexiones acerca de la diferencia entre el bienestarismo y el veganismo.

    Verás, en algunos de tus artículos mencionas "maltrato" y "bienestar animal". Ambos términos son subjetivos e irrelevantes en ética; pues ésta juzga las acciones en sí mismas, no cómo alguien las lleve a cabo. La palabra "maltrato" obvia que el error fundamental es de tipo moral y subyace en creernos con legitimidad para regir la vida de otros individuos a la par que propugnamos vigorosamente que nadie debiera regir la nuestra.

    Por su parte, el "bienestar animal" son una serie de reglas deontológicas derivadas del utilitarismo moral. Dicho de una forma más sencilla: son una serie de regulaciones acerca de qué se debe hacer y qué no se debe hacer sobre un animal no humano según los beneficios factuales o potenciales de tal explotación.

    El bienestarismo (aplicación del utilitarismo moral hacia animales no humanos) es la doctrina institucionalizada y enseñada en la educación reglada. Por el contrario, el veganismo es la ética del rechazo a la explotación animal al considerar el valor intrínseco de cada sujeto con independencia de la especie.

    Legalmente, los animales no humanos están considerados "bienes muebles semovientes" (objetos con movimiento autónomo) y ello no cambiará mientras los seres humanos no rechacen la explotación animal de la misma manera en que todos nos oponemos a la explotación humana.

    Te defines como vegetariana, en cambio, veo muy buenas bases éticas. Así pues, ¿por qué no te haces vegana? De cara al activismo que ejerces, te recomiendo encarecidamente que leas el blog de Filosofía Vegana. Su autor, Luis Tovar, es licenciado en filosofía y todo un referente en Derechos Animales. Aquí te dejo una introducción general:

    http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/preguntas-frecuentes_407.html

    http://filosofiavegana.blogspot.com.es/2011/01/el-vegetarianismo-es-un-error.html

    Otro activista muy amigo mío es Igor Sanz:

    http://lluvia-con-truenos.blogspot.com.es/

    Yo escribí también una introducción a los Derechos Animales:

    http://elguardiandeloscristales.com/wordpress/el-principio-de-igualdad-para-otros-animales

    He decidido comentar en esta entrada porque los caballos son unos animales que me han apasionado desde siempre. Hace años deseaba especializarme en veterinaria equina, sin embargo, al conocer los detalles profundos de su explotación y saber que me atormentaría, opté por no seguir ese camino. Hace dos años estuve como voluntario en un albergue que recoge caballos "maltratados" en Málaga y allí experimenté en primera persona la penosa situación de los équidos en España.

    Si te interesa, redacté varios artículos acerca de la explotación equina y expresé ciertos hechos que no suelen conocerse. Me encantaría que les echases un ojo:

    http://elguardiandeloscristales.com/wordpress/resulta-etico-montar-a-caballo/

    http://elguardiandeloscristales.com/wordpress/maltrato-hacia-los-caballos-anteojeras-i/

    http://elguardiandeloscristales.com/wordpress/maltrato-hacia-los-caballos-engalladores-y-sobrerriendas-i/

    Un saludo cordial.

    Adrián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Hola Adrián. Muchas gracias por tu comentario. Me alegra que te guste mi blog.

    Respecto a lo que comentas sobre por qué no me defino como vegana, decirte que no lo hago porque todo en este mundo conlleva algo de crueldad. Es complicado asegurar que eres vegano puesto que hasta lo que menos esperas conlleva maltrato como bien sabes. Gracias por tu valiosa aportación.

    (He eliminado el anterior comentario por una falta ortográfica cometida al escribir con el teléfono móvil)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Soraya:

      Acabo de ver tu respuesta. Incurres en una mala aplicación del término. El veganismo es un principio ético basado en el respeto a los demás animales. Se es vegano cuando se sigue dicho principio y no se es vegano cuando no se sigue.

      Si tú procuras procuras respetar a los animales no humanos como tus iguales en el sentido moral, entonces eres vegana.

      Si intentas en tu día a día respetar a otros humanos, estarías cumpliendo con los Derechos Humanos. Ello no quita que puedas tener alguna vez algún conflicto con otro humano.

      En ética, se es culpable de aquello que uno hace con plena voluntad y conocimiento. Así pues, no se deja de ser vegano por pisar una hormiga por accidente.

      Como expliqué en mi comentario anterior, el concepto de "maltrato" es erróneo. Quisiera invitarte a este artículo para aclarar el concepto: http://elguardiandeloscristales.com/wordpress/el-concepto-de-maltrato-animal-es-erroneo

      Un saludo amistoso.

      Eliminar