martes, 14 de marzo de 2017

Inglés sí, pero en su justa medida



La realidad del bilingüismo en las aulas

En la actualidad, el tema del bilingüismo en la educación está en auge, pero, ¿es realmente tan beneficioso y útil como pensamos?
Estamos llegando a un punto en que, son cada vez más los centros que deciden proporcionar una educación bilingüe, en muchos casos sin tener al personal docente tan especializado como se requeriría para ello.
Está claro que el inglés se necesita, no obstante, no debemos dejar de lado la correcta adquisición del idioma del país en que vivimos.


Está de moda educar en inglés, y muchos centros educativos en España están optando por esto. Mi experiencia personal, me hace sugerir que tal vez estemos olvidándonos de que lo realmente importante es enseñar desde la más tierna infancia no sólo los idiomas sino la comunicación en general, y es por ello, que hay que prestar especial atención a la forma de expresión de los alumnos en centros bilingües y/ o en los que se habla exclusivamente inglés, francés u otro idioma distinto al propio del país ya que caemos en la tentación de no corregir lo que dicen mal en castellano, arrastrando de este modo un hándicap que repercutirá en sus futuras vidas académicas y sociales.




Mi experiencia en escuelas bilingües

He trabajado en varias escuelas bilingües, una de ellas en Londres y el resto en España.

En Londres

La escuela de Londres, estaba muy bien orientada para que los alumnos adquirieran ambos idiomas, ya que había profesores nativos de inglés y de español que les hablaban exclusivamente en su idioma respectivamente, en ese caso, considero este tipo de educación muy beneficiosa a pesar de que haya estudios sobre el retraso que supone en la expresión oral del sujeto o en ámbitos como la lecto-escritura.
Los alumnos, acababan dirigiéndose a los profesores según el idioma en que estos hablasen y, por supuesto, aprendían la pronunciación correcta de cada uno de ellos sin problema alguno.


En España

En España, el tema es un poco más complejo, los profes estamos cada vez más preparados para impartir clases íntegras en inglés, no obstante, no podemos olvidar que bilingüe es aquel que domina ambos idiomas con la misma soltura y eso, a no ser que seas nativo es bastante complicado. He podido trabajar en dos tipos de escuelas de este tipo con metodologías diferentes, la primera, combinaba los dos idiomas, el resultado es bastante bueno puesto que los niños van aprendiendo la lengua de la sociedad en la que viven de modo natural a la par que se inician en el conocimiento de la lengua extranjera.

También trabajé en una escuela en la que los maestros no podíamos hablar a los niños en castellano, ni tan siquiera para corregir errores que cometiesen del tipo “rompido” en lugar de roto, tan típicos en estas edades, lo cual me rompía el alma (siendo redundante). Aunque, por otro lado, he de reconocer que comprendían el inglés de un modo mucho más correcto, por lo que esto, depende de gustos y del tipo de educación en la que creamos.


 
Inglés sí, pero en su justa medida

Bajo mi humilde opinión, es innegable que en la escuela debe introducirse el inglés del modo más natural y motivador posible porque es una gran herramienta para el presente y futuro de los niños, tal como decía Wittgenstein  «los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo» («Die Grenzen meiner Sprache bedeuten die Grenzen meiner Welt»). No obstante, hemos de ser coherentes y reflexionar sobre el tipo de educación en la que creemos y aceptar los pros y los contras del bilingüismo en el aula. A su vez, el maestro debe ser consciente de la necesidad de aprender para poder proporcionar a los educandos la máxima calidad educativa, siempre dentro de sus límites como hablante en una segunda lengua.


La titulitis del inglés

Asociado al incremento de centros que se adhieren a un programa de educación bilingüe, encontramos mayores demandas de personal titulado que pueda presentar algún título que “certifique” su nivel de inglés… bueno, realmente no creo mucho en ello; considero que mi nivel en este idioma es bastante bueno y no me he presentado nunca a un examen para obtener un título por el que he de pagar y que suele caducar cada x años. Perdonarme, pero si sabes inglés, lo puedes demostrar hablando, escribiendo y escuchando. Comprendo que los centros deban cerciorarse del nivel de sus docentes a contratar, pero por favor, no hay más que entrar en un aula de este tipo para ver que muchos de esos educadores con título no tienen idea del idioma. Hay que ser humilde y aceptar que, por muchos títulos que tengamos, por mucho que pensemos que nuestro nivel es la leche, la pera y la requetepera, jamás podremos igualarnos a un nativo. Si queremos educación bilingüe de calidad, empecemos a poner los puntos sobre las íes y a reconocer que nos falta mucho por mejorar.


Ventajas y desventajas de la educación bilingüe

Ventajas

·         - Facilidad para la adquisición de otros idiomas.
·         - Comprensión temprana del lenguaje como vehículo de transmisión.
·         - Mayores oportunidades laborales, sobre todo, en puestos con proyección internacional.
·         - Apertura a diferentes culturas.

Desventajas

·         - Peligro de no alcanzar el nivel deseado en ambos idiomas en educación formal.
·         - Retraso en adquisición de conceptos con respecto a alumnos en enseñanza en su idioma nativo,     en caso de que no se inicie la enseñanza bilingüe desde el primer momento.
·         - Los niños educados con dos o más idiomas, presentan los mismos problemas de lenguaje que los monolingües (pronunciación, gramática…) pero pueden tener más dificultad para corregirlos.


Fuentes de información:

- - Educación Bilingüe. “Ventajas y desventajas”: http://educacion-bilingue.com/bilinguismo/info/ventajas-y-desventajas/





No hay comentarios:

Publicar un comentario