miércoles, 28 de enero de 2015

La perfección de lo imperfecto

La naturaleza nos enseña día a día la grandeza y hermosura de todo lo que nos rodea.

Hoy quiero hablaros de la perfección de lo imperfecto. En mi opinión, todo en este mundo podría ser "mejorable" pero no hay duda de que la perfección radica en esas pequeñas imperfecciones que caracterizan cada partícula de nuestro mundo.

Seres pequeños, diminutos, con ojos grandes, con pelo, sin pelo, huesudos, rechonchos... todo lo que puede parecer algo malo se convierte en la mejor característica que puede definir lo definible.

Me maravilla observar a mi alrededor y observar todas esas pequeñas cosas que conforman la realidad. Si todas las piedras fueran iguales, si todas las aves fuesen idénticas e incluso si cada árbol fuese un plagio del anterior, la vida no tendría esa esencia única e irrepetible.

Todos y cada uno de los seres que habitamos este planeta somos perfectos tal como somos porque tenemos la tremenda suerte de contar con la virtud de no ser perfectos. Nos necesitamos unos a otros, aunque posiblemente los que más necesitemos de otras especies seamos los humanos.

Nos enseñan a admirar lo perfecto y a rechazar lo imperfecto sin darse cuenta de que lo que en realidad inculcan con eso es que odiemos todo cuanto existe, incluso a nosotros mismos. Lo perfecto solo existe en la industria, en la producción en serie y en lo informatizado.














Vivimos convencidos de que debemos aspirar a la perfección y así, nos perdemos la hermosa imperfección que no es más que el don de la vida.

Si nos enseñasen a querernos y a querer, si no estandarizasen absolutamente todo os aseguro que no habría problemas de anorexia, de bulimia, de vigorexia y multitud de trastornos derivados de lo que poco a poco van haciendo que interioricemos en nuestra masa cerebral.
Nos manipulan, nos programan para querer algo que nunca podremos lograr y eso se traduce en infelicidad y sensación de vacío.

El hombre perfecto no llora, la mujer perfecta es sumisa, las rubias son tontas, los listos son feos, los fuertes no necesitan a nadie, el príncipe azul llegará, ser rico, tener, consumir, gastar, ser como los demás, el humano es el dueño del mundo...
Quieren clones. Los que mandan, tratan de eliminar al que destaca porque simplemente, puede ser un peligro.

Cierra la puerta a lo que atenta contra tu propia naturaleza y abre los ojos ante la imperfección que hace de cada ser un individuo único.

En la naturaleza todo es armónico, la existencia se disfraza de color, de diversidad y de aspectos imperfectos a ojos del ser que se cree perfecto. Deberíamos censurar la palabra perfección y disfrutar de lo que tenemos porque, al fin y al cabo, la palabra perfección, la inventó un ser imperfecto.

Soraya R. Oronoz

2 comentarios:

  1. Supongo que habras oido hablar de la sucesión de fibonacci y las matemáticas auraes....Intenta argumentar en base a que somos perfectos, te recomiendo que ojees el material de Adrian Garcia en youtube, te gustará ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán, lo miraré encantada. Muchas gracias por la recomendación.
      Lo que he querido realmente transmitir en este escrito es, que todas las criaturas que poblamos la Tierra somos perfectas por nosotras mismas, que no hace falta poner adjetivos ni etiquetas aunque, yo no lo llamaría perfección en el sentido humano de la palabra, si no en sentido natural.

      Gracias nuevamente, un saludo;

      Soraya R. Oronoz

      Eliminar